Todo estaba yendo sobre lo previsto. Había descansado, no estaba nerviosa (sí, muy emocionada de poder estar en la línea de salida de mi primera natación Ironman).

En la playa del lago Lucy y yo hablamos un poco con una española, yo no me quiero distraer demasiado y me alejo de la conversación. Faltaban muy pocos minutos para las 7:00. Lucy y yo nos abrazamos contenidas, está a punto de invadirnos la emoción. Yo ya me hubiera puesto a llorar sin reprimirme, pero no era momento. Nos deseamos mucha suerte y confirmamos las dos que nos volveríamos a ver en la meta. ¡Mi primera natación Ironman estaba a punto de empezar!

7:00 a.m. Dan la señal de salida y nos lanzamos al agua. Tengo muy presente a Tere en mi mente. Hace una mañana preciosa y a medida que voy nadando tomo auténtica conciencia de donde estoy. En el IM de Zurich. Ya no es un entreno más ni nada. Por fin llegó el día y me dispongo a disfrutar de cada brazada pero intento no abandonarme en el goce de estar ahí. Disfruto.

Salgo de la primera vuelta y veo que me he recreado un poco demasiado, 48 min en la primera vuelta de 2000 m de mi primera natación Ironman.

Veo a los del Gavà que me animan a seguir, «Vas muy bien Lourdes» !!!!! En la segunda vuelta empiezo a ver en el horizonte como las nubes gris oscuro van tapando las montañas, «por favor que no llueva» aunque era muy improbable que no pasara.

Salgo del agua y veo a Curris que me da las gafas de sol que me había olvidado en el hotel. 180 km con lentillas y sin gafas, la verdad, me hacían mucha falta.
Iván  me sonríe y Auri me anima, me voy contenta a los boxes.

Todo está yendo bien, es un día muy largo y pueden pasar muchas cosas, con calma que hay tiempo, pero sin pausa.

mi primer ironman natación

Hago la transición a la bici, salgo de boxes y empiezo con la serena confianza de realizar la bici después de mi primera natación Ironman en 7h30.  Sin dudarlo ni un segundo. El Garmin empieza a pitar sin cesar para comunicarme que la memoria está completa y que he de borrar información. Apago el Garmin, lo reinicio, intento borrar, no veo bien y pienso que lo necesito más que nunca para saber cómo voy. Calculo el tiempo y los km que han podido pasar hasta que de nuevo tengo el Garmin funcionando debidamente.

El día anterior Curris había hecho el recorrido en bici para explicarme exactamente con qué me iba a encontrar en cada km.  No hizo el énfasis  suficiente señalándome que del km 52 al 62 eran 10 km de subida, subida y pienso: » Hombre!! Curris, esto es más que la Rabassada!»

Un recorrido precioso. Pienso: «Qué suerte tengo de poder hacer el IM aquí».

mi primer Ironman

Llego al avituallamiento del km 62, cojo mi comida, hago un pipí rapidísimo y vuelvo a subir a la bici. Me saluda una valenciana que también había parado y bajado de la bici. Su nombre era Beatriz.

Al acabar la primera vuelta, veo que me he pasado por muy poco de las cuatro horas. ¿Qué iba a representar esto? Al ver a Iván, Auri y a Dani les comunico mi preocupación de no llegar al corte. » Vas bien Lourdes, llegarás».  Entre que el Garmin no estaba iniciado desde el comienzo de la bici, los datos no los tenía claros, empezaba a notar un poco el chapuzón de casi 4km. No pienses en eso, concéntrate y dale a la bici» Estáte preparada para esos 10 km de subida, enseguida vendrá el avituallamiento, podrás parar y seguir». A medida que pasaba el tiempo, veía que el corte se me echaba encima. Cada vez se alejaba más la posibilidad de parar en el avituallamiento.

Continuará…