masqueunadieta_reto24hdanielaranda-2

Dani Aranda es uno de los pocos corredores de ultra fondo que corren descalzos. Corre sin nada en los pies, simplemente y como mucho, con un poco de vaselina en la planta y el lateral de cada pié. Se extiende la vaselina cada hora y media o dos horas para evitar las rozaduras, sobretodo cuando corre en la cinta, ya que hay una fricción importante y en pocos minutos le saldrían ampollas.

El barefoot, palabra anglosajona que significa correr descalzo, tiene una técnica específica que hay que conocer bien. Dani corre descalzo desde hace aproximadamente dos años y llegó a correr un Ironman descalzo, no solo la carrera, sino también la parte de bici. Con el tiempo ha ido depurando la técnica y también ha ido fortaleciendo la musculatura de los pies y ha fabricado una gruesa capa de piel que le protege de las rozaduras.

El pasado 19 de julio Dani Aranda hizo frente a su gran desafío con aparente facilidad: 24 horas corriendo a ritmo constante y con un mínimo de paradas en una cinta mecánica. Durante este día entero finalizó 151 km y 900 m, a una media de 6,32 km/h del total pero descontando paradas la media real fue de 8 km/h. Este reto increíble que ha conseguido conlleva muchas horas de entrenamiento, esfuerzo y dedicación, así como una gran capacidad de control físico y mental. La estrategia de planificación dietética y ergo nutricional previa al reto ha sido  clave. Pero fue la estrategia implementada durante el reto y el control por pesada de alimentos sólidos y líquidos por hora la que  permitieron a Dani sentirse al cien por cien  a lo largo de toda la carrera y ser clave en este éxito. Al final de las 24 horas había pasado de 64,8 kg a 64,6 kg, solo 200 g de diferencia, todo un éxito para los Dietistas – Nutricionistas implicados.

Dani Aranda viene de una disciplina diferente, muy diferente, es un triatleta que corre IronMan. La adaptación al ultra fondo y en concreto a la carrera en cinta descalzo ha sido muy buena, a pesar de venir de una disciplina mixta como es el triatlón. No ha tenido lesiones de importancia y tanto el pié como el resto de esqueleto se ha adaptado bien a la nueva situación.

Su peso es siempre muy estable, y se sitúa entre 63 y 65 kg, con un tejido graso alrededor del 9 – 10% (estimación de Withers y col, y estimación con BIA) con un consumo calórico de 3200kcal/día; una ingesta proteica de 1,8 g/kg de peso/día; y un importante consumo de calorías procedentes de alimentos altos en hidratos de carbono. Mantener la correcta hidratación a través de agua y bebidas isotónicas con electrolitos.

Cuando se valoraron los requerimientos energéticos de Dani por diferentes ecuaciones llegamos al resultado que tendría que consumir entre 14481 y 17415 Kcal a lo largo de las 24 horas, lo que significaba consumir unas 664,5 Kcal/hora. Pero este cálculo teórico no se ajusta a la realidad, con lo que decidimos hacer la media con la ingesta espontanea y aportar unas 250 Kcal/hora.

Uno de los alimentos que consumió fueron las barritas dulces de Heronymous. Consumió barritas entre las 20 h y la 1 h de la madrugada. Ya las había probado antes en los entrenamientos y eso facilitó la ingesta. La peculiaridad de estas carreras es el hecho de que el corredor necesita ir cambiando de alimentos cada 3 o 4 horas ya que se acaba generando una cierta aversión momentánea a determinados sabores.

En el test de sabor, textura y digestibilidad que hizo 15 días antes la puntuación fue muy alta. Las barritas dulces resultaban sabrosas, fáciles de masticar y tragar, se digerían bien y aportaban energía de incorporación lenta. No provocaban picos de glucemia que hubieran provocado al corredor sudores fríos, malestar estomacal e incluso mareos.

Para los próximos retos de Dani, Heronymous se ha vuelto indispensable. No solo las barritas dulces sino también las saladas. Tendremos en las 24 horas de Can Dragó (Barcelona) una nueva oportunidad para demostrar como las barritas Heronymos dotan al corredor de la suficiente energía y concentración de hidratos de carbono.

By Jordi Sarola.

 

 

Empezamos
Next Post