Maratón de Montaña de Valencia (MAMOVA)

Maratón de Montaña de Valencia (MAMOVA) 2016

Como es  costumbre, tras   una prueba especial en mi grupo de amigos, hacemos  una  especie de crónica de las experiencias de carrera.
Empezar diciendo que estoy muy contenta. Cada maratón es diferente, y este lo ha sido, con creces.
La  prueba  son 43.600m, un poco más que la distancia reglamentaria de Maratón. Tras la  vuelta  al pueblo y alrededores para entrar en calos y  no hacer atascos en las sendas  comienza  un agradable ascenso con   tramos  en los que  puedo correr, incluso  algún llaneo . Al llegar al Km  7,3  (Corral del Tejedor) diviso  a los  cabra-mounts  de mis  compañeros  del Run Mountain.

Comienza  aquí un ascenso  suave pero constante  hasta  el  punto geodesico más alto de la carrera (1.650), donde coinciden las provincias de Teruel-Castellón y Valencia. Desde allí  un descenso  con algún tramo  más técnico hasta  Andilla, subida  a la Roca  con cadenas,  alcanzar de nuevo la Pobleta donde  está el control de paso dichoso  de la media maratón. Aprieto un poco en los ultimos kms  hasta la Pobleta  para  pasar el control sin  problemas. Apretón que me pasa factura  en los km posteriores.

Pase  entera, con el cuerpo «normal» y la cabeza muy muy en el sitio.

La subida hasta el 27  se me hizo  eterna, un pequeño  bajón (sin  muro) que solventé  comiéndome  a  pequeños  bocaditos  una de las Stroong que llevaba.  Era la 2ª  que  me  comía.  Tengo  corta experiencia con ellas todavía, de hecho solo las probé en el entrene previo al Maratón, pero  las sensaciones  y el resultado de rendimiento sostenido  fue  tan buena  , que decidí elegirlas  para  los  avituallamientos.  Y no me equivoqué.

Conseguí  «meterme » en carrera de nuevo justo a tiempo para la  bajada  y llaneo prolongado  donde  hay que estar al 100% para poder  recuperar tiempo   y además no  tropezarse. Lo conseguí. Dejé atrás al corredor escoba  y alcancé a  un  chavalín   que iba  un poco  tocado de calambres. le di pastillas de sal y  lo dejé con el escoba  para seguir adelante. Más contenta  que  el lepe  llegué a  Osset  de después a  Artaj. Fueron los Km más  bonitos  y felices que  he  corrido   por la montaña. me sentía  fuerte, feliz  por haberme recuperado  y con una sensación  maravillosa, mientras me  encaminaba hacia el siguiente  pueblo: Artaj, donde  se  sitúa  el  avituallamiento y control de paso del Km 34.

Llegué 10 minutos tarde y el jefe del control me exigió que   entregase  el chip. Quedaba fuera de carrera. No  me  lo podía creer.

Pero el reglamento es así  y no podía   hacer nada para evitarlo.

Como me encontraba  perfectamente , llevaba  sales,  barritas  de sobra  y pude rellenar  la mochila de agua, decidí  continuar por mi cuenta, ya que  llevaba el Track en el GPS y además   era la 3ª vez que   disputaba la prueba . (aunque  hacía 2  años de la  ultima).

Se  hizo  dura  la ultima  subida. Está todo quemado, y no hay una sombra ni media. Eran las  2 de la tarde  y hacía  un sol de castigo. Pero mi determinación era fuerte  y confiaba  en   que podría  conseguirlo.  Hay un  avituallamiento  más en el 38, al cual llegué  antes de que se fuesen, y pude volver a  rellenar un poco de agua (por si acaso) y bebí isotónica  fresca. Ver a  personas  entre tanta soledad es también muy motivador.

Con la   cabeza  clara y fuerte y  sin piernas, seguí adelante  con el 2º  cortafuegos, y divisé arriba del todo, terminando el 2º cortafuegos al corredor escoba, con todas las cintas naranjas en la mano. Sinceramente, estaba convencida que me iba a esperar.

No os podéis imaginar el despago que me llevé al llegar arriba y comprobar que no había ni rastro de él. Ni de las balizas.
No obstante, seguí adelante.

Pero mis problemas no habían acabado…
Nada más terminar el 2º cortafuegos, de repente el GPS se quedó sin batería, totalmente apagado. Justo en un sitio donde encontrar la senda es complicado. Además también me quedaba sin hora del día . No encontraba la senda, pero el camino se veía  a bajo del todo. Bajé la ladera campo a través, despacio, muy despacio para no caerme (sólo hubiese faltado eso!) ya que hay bastante desnivel en ese tramo y mis piernas estaban  blandengues y con tendencia  al calambre (por suerte pude mantenerlos a raya). Finalmente encontré la senda y continué, por ella hasta un camino que ya era mas fácil de seguir. Solo dudé en otro tramo más, y tuve que perder otros minutos, que iban sumando… En ese momento ya sin noción de  qué hora podría ser, y con un sol de castigo, empecé a dudar y por un momento lo pase mal, porque no sabia si tirar hacia el barranco por lo que me parecía una senda (recordaba vagamente el trayecto que hacia 2 años que no había hecho) o bien seguir por la izquierda por un camino de cabras que en ese momento no me sonaba.

De forma que como siempre que dudamos, … vas, vuelves y vuelves atrás y menos mal que por fin elegí el camino correcto que por fin!!!!!!!!!! me llevó hasta La Pobleta!!!!!!!!!! y cuando llegué…, el aplauso fue impresionante , casi rompo a llorar con los que estaban apostados junto al puente. Una pasada. Pero lo mejor estaba por llegar… Muy satisfecha porque fui capaz de seguir corriendo hasta la cuestecita de la entrada del pueblo, donde estaban ¡¡¡¡¡¡ Loreto, Ramón y Sonia !!!!!!!!!!!!! No me lo podía creer!!!

El resto hasta la meta fue el colofón a la valentía de completar la prueba yo sola, en un margen controlado de seguridad y sobretodo con muy buenas sensaciones en el 80% de la carrera.

Llegue a meta a las 16:20 o 25 h, (no  llevaba  reloj  y  pregunté la hora  un poco después de  llegar) ,casi 20 min tras el cierre de meta, aunque aún estaban aún allí, iban a recoger la alfombra en ese momento y la  volvieron a dejar en el suelo , y recibí mi medalla. Más parece el tiempo de un Ultra que el de un maratón, pero yo me quedo con mi esfuerzo y el haber sabido hidratar me y alimentarme en carrera y haber tenido  la capacidad de poder disfrutarla. Hubieron momentos de completa felicidad.

Desde luego la crónica es tan larga como lo ha sido la carrera.

Nota: Desde Stroong queremos agradecer y felicitar a Marilena. Es una heroína de las de verdad. Muchísimas felicidades y nos alegramos mucho que nuestras barritas te hayan acompañado en esta maratón tan exigente. Enhorabuena!!!

Maratón de VAlencia